«“El Familión” es un ejemplo de sinodalidad»

La Casa Diocesana de Málaga ha acogido “El Familión”, un encuentro de familias organizado por Acción Católica de Getafe. Por segundo año consecutivo se ha realizado en dos turnos debido a la gran demanda que suscita, ya que, a este encuentro han acudido cerca de 700 personas. Ha tenido lugar del 16 al 22 y del 23 al 29 de agosto.

Como explica el Obispo de Getafe, D. Ginés García Beltrán, este encuentro «es un medio precioso de evangelización que tenemos que fomentar y potenciar. Que tengamos que realizarlo en dos turnos a pesar de la gran capacidad de acogida que tiene la Casa Diocesana de Málaga, es señal de que la gente lo quiere. Como Iglesia debemos anunciar lo que es nuestro, a Jesucristo y, este es un medio precioso para llevar la fe a las familias».

Cristina del Río Villegas, vocal de Acción Católica General de Getafe, y su marido Juan son unos de los responsables de la puesta en marcha del primer "Familión" hace 17 años. Como ella misma afirma, este año, por primera vez, «junto a las familias, los seminaristas y los sacerdotes han venido seis consagradas de la Fraternidad Seglar en el Corazón de Cristo. Aquí vivimos la Iglesia como familia de familias. De hecho, las familias son las protagonistas y las encargadas de la puesta en marcha y mantenimiento de esta iniciativa. La comisión, a la que pertenezco está formada por dos matrimonios y cuatro sacerdotes, además de contar con una serie de matrimonios responsables que van rotando y un gran equipo de coordinadores».

Este encuentro, expresa Mons. García Beltrán, «es una herencia preciosa que yo recibí del Obispo anterior, D. Joaquín López de Andújar, donde se expresa de un modo muy evidente que la Iglesia es una familia y esto son unas vacaciones familiares, donde hay matrimonios de todas las edades, familias con hijos, desde bebés hasta universitarios, y tienen una organización muy singular porque cada uno lleva su ritmo de vida. Cada mañana, por edades, tienen actividades y trabajos, mientras que las tardes las viven más en familia. Cada grupo tiene su propia Eucaristía diaria para su edad. Pero hay dos momentos en los que están todos juntos delante de la capilla del Buen Pastor en el Seminario, por las mañanas en el ofrecimiento de obras y por las tardes en el rezo del Rosario. Es impresionante ver a tanta gente rezando junta, cada familia reza un misterio».

Lo que comenzó siendo una iniciativa de la Acción Católica de Getafe ahora está tomando unas dimensiones diocesanas, por ello, continúa el prelado, «me gusta que acudan tanto sacerdotes como seminaristas, ya que van a ser los sacerdotes del futuro, y por eso quiero que conozcan y quieran el Familión. Así, no dejarán que se muera, sino todo lo contrario, lucharán para que cada vez se unan más parroquias. De hecho, cada año vienen más junto a sus párrocos, incluso tenemos matrimonios de otras diócesis enviados por sus obispos para que conozcan esta iniciativa y la lleven a cabo en sus iglesias locales. Un momento especialmente bonito es la tertulia, porque las familias preguntan al Obispo cosas que se pregunta cualquier familia, como una conversación en casa de padres a hijos: ¿cómo ves esto o que opinas de aquello...? Por ello, podemos decir que esto es un ejemplo de sinodalidad, en el sentido de que caminamos juntos, rezamos, convivimos como Iglesia domestica y se palpa cómo la Iglesia está viva. Aquí está representado todo el pueblo de Dios».