Gracias por tu tiempo, tu oración y tu ayuda económica

Este domingo, 6 de noviembre, se celebra el Día de la Iglesia Diocesana. Con este motivo, se está llevando a cabo una campaña cuyo hilo conductor es el lema “Gracias por tanto”, en la que la Diócesis de Málaga manifiesta su agradecimiento por el apoyo de tantos ciudadanos, creyentes o no, que contribuyen, no solo con su dinero, sino también con su oración, con su tiempo y sus cualidades, a sostener su misión evangelizadora y social.

Como cada año, el Día de la Iglesia Diocesana la Diócesis de Málaga rinde cuentas de su actividad y promueve el sentimiento de pertenencia de los bautizados a una institución cuya labor evangelizadora y social redunda en beneficio de toda la sociedad.

En su carta para este día publicada en la revista Nuestra Iglesia, el obispo de Málaga, Jesús Catalá, da las gracias a los malagueños «por tanto bien hecho; por tantas obras buenas, por tanta colaboración. Todo ello permite seguir manteniendo los templos abiertos al culto y a las actividades eclesiales propias». La memoria de actividades de la Iglesia en Málaga del año pasado, publicada junto a la información económica con motivo de esta jornada, recoge en primer término datos sobre su labor caritativa y social, con 49.054 personas atendidas en Málaga en 206 centros, así como el apoyo a 29 proyectos de cooperación al desarrollo en el mundo (con 40.000 beneficiarios directos), y a la intensa actividad misionera fuera de nuestras fronteras, con 106 misioneros y 44 familias en misión. Entre otros números, el documento detalla los de su actividad celebrativa (casi 4.847 bautizos, 8.734 confirmaciones, 5.253 primeras comuniones y 799 matrimonios), los de su trabajo pastoral (252 parroquias, 314 sacerdotes, 805 religiosos y religiosas, 161 monjas de clausura, 5.085 catequistas y 15 diáconos permanentes) y los de su misión educativa (casi 40.000 alumnos en sus 74 centros diocesanos o pertenecientes a congregaciones religiosas). Finalmente, la memoria, que puede descargarse en diocesismalaga.es, recoge el dato de la actividad cultural que promueve la Iglesia Católica, manteniendo en Málaga un total de 69 inmuebles considerados Bienes de Interés Cultural.

Para el ecónomo diocesano, Rafael Carmona, «la actividad celebrativa y pastoral es una expresión de cómo la parroquia recibe y atiende a miles de personas cada año. La Iglesia está también presente en hospitales y centros penitenciarios, alcanza donde el dolor y la soledad necesitan compasión y caridad»; pero –añade– «llegar hasta ellos requiere voluntad de servicio y también medios materiales para desarrollarlo». La implicación de los fieles en el sostenimiento de la Iglesia es, para Carmona, fundamental: «Igual que en nuestras casas particulares, también la casa de nuestra familia en la fe (que es la Iglesia) tiene unos gastos constantes: luz, agua, teléfono, limpieza del templo y de las salas de catequesis, calefacción, alguna obra de mantenimiento... Cabe preguntarse si alguna vez nos hemos interesado por esta cuestión, si conocemos el presupuesto anual de nuestra parroquia, sus gastos e ingresos o qué se puede estar necesitando en cada momento». De ahí, que la transparencia sea una de sus máximas: «La prestigiosa auditora internacional PwC realiza anualmente un informe de Aseguramiento Razonable sobre la memoria Anual de Actividades de la Iglesia Católica. La presentación de esta memoria de la Diócesis de Málaga es precisamente uno de los compromisos adquiridos, como forma de dar respuesta a la demanda creciente de información por parte de la sociedad».

En la memoria económica correspondiente al último ejercicio, se desprende que el total de recursos recibidos por la Iglesia de Málaga en el ejercicio 2021 ascendió a la cantidad de 20.637.729,86 euros. Sus ingresos provienen, en su mayoría, de parte de los malagueños (casi 12 millones en total –7,6 millones en aportaciones de los fieles y 4,4 a través de la casilla de la asignación tributaria en su declaración de la renta–). El resto de entradas tienen su origen en ingresos del patrimonio (3,9 millones), otros ingresos corrientes (3,5 millones) e ingresos extraordinarios (1,3 millones). En cuanto al destino de dichos recursos, destaca el apartado de conservación de edificios y funcionamiento, con 9 millones de euros. Le siguen los gastos de retribución del personal seglar (4 millones), del clero (3,9 millones), de actividades pastorales y asistenciales (1,4 millones) y gastos extraordinarios entre los que se incluyen obras urgentes y rehabilitación (2,1 millones).

La Diócesis se ha querido subir al carro de las nuevas tecnologías facilitando los donativos online. De esta manera, desde el portal donoamiiglesia.es los ciudadanos pueden realizar un ingreso eligiendo directamente entre las más de 250 parroquias malagueñas, la de su barrio o pueblo.