«Elegimos Casa Diocesana Málaga por ser un lugar acogedor y adaptado a las personas con discapacidad

Una treintena de miembros de Frater Castellón (Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad) viven en Casa Diocesana Málaga unos días de convivencia y encuentro festivo. El presidente y el secretario de la institución reciben a DiócesisMálaga.

Miguel Ángel Sánchez es el presidente de Frater Castellón y José Vicente Gregory es su secretario. Ambos explican que «estas colonias de verano son unos días dedicados a la formación y al descanso, destinados a las personas con gran discapacidad que forman parte del movimiento, con el objetivo de ofrecer una oportunidad de disfrutar de unos días de vacaciones en los que el Señor también nos acompaña: una convivencia informal en la que profundizamos en temas importantes para nuestra vida».

Frater Castellón es una institución con mucha vida, «puso en marcha una residencia con 45 plazas y un centro de día al que acuden 22 personas más para recibir formación y hacer actividades adaptadas a personas con discapacidad. Fue un esfuerzo grande que tiene ya 27 años de vida», explican Miguel Ángel y José Vicente.

Además, desde Frater Castellón se organizan diversas actividades donde compartir la fe y la vida como una asamblea mensual, una reunión semanal del equipo directivo, una convivencia mensual con todas las personas con discapacidad que deseen participar… Nuestro lema es “oración, formación y convivencia” y eso es lo que ofrecemos. Y después llega nuestra actividad de verano que es más lúdica, aunque también tengamos tiempo para la formación. Uno de los objetivos fundamentales de nuestra institución es visibilizar la discapacidad allá donde vamos, e integrarnos y hacer visible que nuestras capacidades superan nuestras limitaciones. Es muy significativo que los directivos de Frater siembre sean personas con discapacidad».

En la diócesis de Castellón, Frater ha desarrollado una gran dedicación a las personas con discapacidad, para sacarlos de casa e insertarlos en la vida social, además «tenemos un carácter profético y reivindicativo y participamos en los ayuntamientos de los pueblos, sean del color que sean y en muchos lugares nos tienen en cuenta para consultarnos. De Castellón han salido responsables de zona, nacionales y hasta internacionales, desde el principio ha sido un movimiento vivo y activo y estamos insertos en el Apostolado Seglar, en la Acción Católica y en la vida diocesana. Nuestro ser Iglesia es muy importante para nosotros».

Del 11 al 21 de julio han desarrollado la colonia de verano con «tiempo para hacer excursiones y conocer rincones bellos de la provincia, como Fuengirola; salir a cenar y disfrutar de los productos típicos de la tierra en el Rincón de la Victoria; y profundizar en temas formativos como el que hemos elegido para este año: “el propósito o la finalidad de FRATER”, es decir la integración de las personas con discapacidad para que sean los protagonistas de su vida. Este es nuestro propósito desde los inicios de Frater, en 1945».

En estos días también han invitado a los miembros de Frater Málaga para compartir con ellos el tiempo de formación y compartir puntos de vista y experiencias.

Casa Diocesana No es el primer verano que vienen a Casa Diocesana Málaga pues, como explican los responsables, «aquí nos sentimos como en casa. Uno de los principales motivos para venir a Málaga es que la Casa Diocesana nos da muchas facilidades y está muy bien adaptada a las personas con discapacidad, que no es fácil de encontrar. Poder disfrutar de estas instalaciones es para nosotros una alegría muy grande y, con la silla de ruedas, nos podemos mover con facilidad por todos sus rincones, sin necesitar mucha ayuda. Además, cuando decimos a venir a Málaga, en lo primero que pensamos es en el calor, pero incluso la ola de este año está siendo más leve que en el resto de España, así que aquí estamos disfrutando de los momentos y de los espacios».

Cuatro sacerdotes se van turnando para atender a los miembros de Frater Castellón y uno de ellos los acompaña en esta ocasión veraniega.

Necesidades La principal reivindicación de Frater a la sociedad es que “antes que discapacitados somos personas" y, como tales, «tenemos la necesidad de ser autónomos en todo lo posible. Por todo ello, insistimos a los ayuntamientos y las instituciones para que pongan en marcha medidas que ayuden. Podría decir que, mucho de los medios y leyes que han salido adelante han sido posibles gracias a las reivindicaciones de Frater, que fue la primera unión de asociaciones de personas con discapacidad física, psíquica y sensorial que surgió. Nuestra misión es hacer ver la necesidad, por ello nos implicamos en las administraciones».